De la misa política a la matraca de AMLO: Carlos Urzúa desmonta las medias verdades del Quinto Informe

Vamos a tirar de carrete: estamos ante otro capítulo de la telenovela de la política mexicana (“Los vericuetos del peje”, la llaman en el barrio); en esta ocasión, el exsecretario de hacienda Carlos Urzúa, nada menos, decide desmontar las verdades a medias y falsedades completas de las que se echó garra AMLO en su Quinto Informe de Gobierno. Así es, mis queridos lectores, la trama se pone jugosa.

Los enredos se centran, para variar, en esa joya de refinería de Dos Bocas que, según AMLO, ya empezó con la producción de gasolina. ¿Lo escuchas? Es el sonido de tu auto riéndose. Urzúa, en su papel de líbero de la verdad, arremete al aclarar que, mire usted señor presidente, eso no ha pasado.

Y ahí no paró la cosa. ¿Te acuerdas de cuando se anunció con bombo y platillo ese registro psicodélico de afiliados al IMSS? Bueno, resulta que nuestro amigo Carlos nos recuerda que esa medalla deberíamos colgársela en buena medida al mismísimo Enrique Peña Nieto. Sí, ese que ahora anda tan tranquilo contando sus lanas.

De igual modo, Urzúa se puso los guantes de boxeo para noquear el argumento de la disminución de la pobreza vociferado por López Obrador. Según los expertos de turno, esa maravillosa caída anunciada apenas si llegó a ser una décima. En otras palabras, no es que los ciudadanos de a pie ya andemos nadando en la abundancia, más bien es que algún político decidió jugar con las estadísticas para hacerlas belleza.

Y colorín colorado, este cuento no se ha acabado. Desenrollar la madeja del discurso de AMLO se vuelve cada vez más interesante y estamos a la expectativa de qué capítulo nos tocará vivir la semana que viene en esta saga política. Si quieres saber más, ¡no te pierdas la editorial completa de Carlos Urzúa! ¡Ríete un rato y a la vez aprende algo!

Y aquí, como decía Chespirito: “Buenas noches vecindad!”

PD: El artículo original, un poquito menos sarcástico, ¡Saludos Urzúa!, puedes leerlo en Latin US.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *