Una conmemoración con aniversario de “¡Sorpresa!” en la Gran Manzana

Si pensabas que tu último cumpleaños fue inolvidable, entonces deberías echarle un vistazo a la ceremonia anual del 11 de septiembre en Nueva York. Aunque para la mayoría fue un día laborable —y probablemente otro lunes lleno de tazas de café medio vacías—, para algunos tenían una cita marcada en el calendario. En la Zona Cero, vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, el alcalde Eric Adams y la gobernadora Kathy Hochul estaban listos para despertar al pasado y rendir homenaje a las víctimas del atentado más brutal en la historia de Estados Unidos.

Este año, el recuento subió a mil 948 y mil 649, al ser identificadas dos nuevas víctimas gracias a las “bondades” de la ciencia del ADN —una forma hermosamente morosa de recordarte que el pasado siempre vuelve—. Además, aún quedan cerca de mil 100 restos humanos esperando nombre en el Museo Memorial Nacional del 11 de Septiembre. Ahora, eso es lo que yo llamo, conservar la historia de una forma… diferente.

El país de las banderas a media asta

Además de los actos de homenaje, Estados Unidos hizo gala de su cultura patriótica con banderas a media asta en lugares oficiales y en cada rincón del país, haces de doble luz donde reposaban las Torres Gemelas y muchos “te extraño” en voz alta. Porque, ¿hay algo más americano que rendir homenaje?

Cada 11 de septiembre, los dos agujeros que sustituyen a las torres, y que tienen escritos los nombres de los fallecidos, se llenan de banderas y rosas amarillas. Un evento que nos recuerda que cuando Estados Unidos decide conmemorar, no lo hace a medias.

El homenaje que traspasó las fronteras de Nueva York

Aunque la Gran Manzana fue la sede principal del homenaje, otras ciudades de Estados Unidos se unieron para recordar aquella fatídica jornada que dejó casi 3 mil muertos.

El presidente, Joe Biden, aprovechó las redes sociales para echar mano del drama y asegurar que la historia de Estados Unidos cambió hace 22 años, pero “lo que no pudo cambiar ni cambiará es el carácter de la nación”. Mientras tanto, Antony Blinken, secretario de Estado, recordaba que deben seguir luchando para que “los terroristas rindan cuentas por sus crímenes”. Y, por si fuera poco, Lloyd Austin, secretario de Defensa, aseguró que siempre honrarán la memoria de los caídos.

Así que ahí lo tienen, gente. En un día de rutina laboral para muchos, otros preparan las rosas y las banderas para homenajear a aquellos que ya no están. Porque, al final, nadie se resiste a una conmemoración con aniversario de sorpresa, especialmente si esa sorpresa es un recuerdo que, como un fantasma, nunca se va.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *