Marcelo Ebrard, ¿un idilio a punto de romperse con Morena?

En el episodio más reciente de la interminable telenovela mexicana de la política, nuestro protagonista, Marcelo Ebrard, ha anunciado en un dramático capítulo de lunes que suspenderá su devoción inquebrantable hacia Morena, el partido fundado por López Obrador, hasta que se responda su impugnación contra el proceso interno donde se nombró al coordinador de los comités de Defensa de la Cuarta Transformación.

“Ahora resulta que me da igual ser de Morena”

El ex-canciller, aparentemente ofendido por las “diferentes circunstancias e incidencias en el proceso”, aseguró en un desgarrado mensaje: “Si los errores en el proceso se quedan igual, pues yo ya no tendría interés en estar en Morena”. Parece que si no puede ser el capitán del barco, prefiere quedarse en tierra.

De marcha por el país con su propia banda

El señor Ebrard, en lugar de quedarse a lamerse las heridas, ya tiene planes de organizar su propio movimiento político a nivel nacional a partir del 18 de septiembre. Ojo al dato, su banda seguirá teniendo a miembros de Morena y los partidos aliados, porque, y cito: “tienen una causa que defender”, o porque son los únicos dispuestos a seguirle el rollo.

Por supuesto, el ego del ex-canciller no queda reduce a que su impugnación solo sea resuelta internamente. Si la respuesta del partido no es a su favor, podría presentarse ante el Tribunal Electoral que tiene facultades para resolver los pleitos caseros de las organizaciones políticas.

Como guinda del pastel, Ebrard exige nada menos que la nulidad y la posterior reposición del proceso que designó al coordinador de la Defensa de la Cuarta Transformación, quien aspira a ser el candidato presidencial del partido.

En el último recuento, el señor Marcelo Ebrard se reunió este lunes con diputados federales, senadores y su crew político, para participar en el proceso interno de Morena que fue ganado por la simpatiquísima Claudia Sheinbaum Pardo, exjefa de Gobierno de la Ciudad de México. ¿Será esta la última vez que Ebrard idee un plan maquiavélico para ganar en Morena?

Porque claro, no nos engañemos, todos sabemos que si hay algo que le sobra a Marcelo son ganas de revolcarse en el fango de la política mexicana. A ver cómo sale de esta.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *