¡Fiesta recreativa en el Capitolio resulta en “trabajo forzado” a sorprendido marine!

¿Quieres organizar una buena fiesta? ¡Inténtalo al Dodge Hellonen! Este marine de 24 años, junto con sus compinches Micah Coomer y Joshua Abate, decidió llevar a cabo un carnaval de última hora en el mismísimo Capitolio de los EEUU. ¿En serio? ¡En serio!

¿Consecuencias? Un sorprendente castigo en forma de servicio comunitario. Al parecer, Hellonen y hasta ciertos jueces, no tienen muy claro cuáles son realmente las funciones de los marines en un estado de derecho.

Hellonen, ¿el marine o el rebelde del año?

¡Chicos, preparaos! Hellonen, bajo la sutil influencia de su líder político y su falta de confort con el resultado electoral, decidió ser partícipe de ese caótico y sorprendentemente divertido asalto al Capitolio hace un año. ¿La frutilla del postre? Este romántico “fan” de la democracia e integrante del cuerpo de marines, tendrá la dicha de realizar una hora de servicio comunitario por cada uno de sus compañeros marines que murieron o resultaron heridos en la Guerra Civil.

Sarcasmo a un lado, ¿no hay algo perturbador y casi cómico en que un servidor público jurado a proteger la Constitución decida rebelarse a Costa de su integridad y su carrera? Hellonen pasó de “marine honorífico” a “asaltante del Capitolio” en un abrir y cerrar de ojos, o, siendo más precisos, en la duración de un mal aconsejado discurso del entonces presidente.

Para reflexionar y jamás olvidar

Atraídos, empaquetados y llevados por Donald Trump hasta las puertas del Capitolio, estos tres socios en crimen pensaron que era una gran idea “luchar con todo” (¿Esto era literal, Sr. expresidente?), sumándose a una multitud de berrinches antidemocráticos, todo con el único objetivo de sabotear la certificación de la victoria electoral de Joe Biden.

En este contexto, Hellonen, Coomer y Abate demostraron una vez más que la realidad puede superar la ficción: cambiar las armas de guerra y la disciplina del ejército por pancartas y… ¿desfile de payasos? Si pareces un payaso, actúas como un payaso, es probable que… ya sabes adónde vamos con esto.

Ahora nuestros “superhéroes” penales parecen arrepentidos, enfrentándose a una condena de 279 horas de servicio comunitario, equivalentes a un paseo público por el monumento del arrepentimiento. ¿Misión cumplida, chicos?

Si siempre soñaste con ver un marine limpiando grafitis o recogiendo la basura en tu comunidad, en lugar de defender la Constitución, entonces mantén tus ojos abiertos. ¡Puede que veas a Dodge Hellonen! ¿Alguien tiene pop corn?

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *