La imagen de Martha Yuriria Rodríguez Estrada, “La inalcanzable” de la CEAV

Por Mamertico el Descreído

En un nuevo capítulo de la saga “Jugando al escondite con el Senado”, nuestra heroína del día, Martha Yuriria Rodríguez Estrada, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Victimas (CEAV), ha vuelto a demostrar su increíble habilidad para pasar desapercibida cuando se le necesita en el capitolio. Esta ha sido la segunda ocasión que se le convoca para hablar del fatal incendio en la estación migratoria de Ciudad Juárez y, ¡pum! La señora se esfumó como el Chupacabras en una noche de luna llena.

Un oficio de la señora Martha Yuriria – el nuevo telenovela mexicano

En medio de la crisis por la muerte de 40 migrantes y un sinnúmero de heridos en el incendio, la señora Rodríguez juega con nosotros al ratón y al gato. Citada desde el 24 de agosto para justificar labores realizadas, envió un oficio (desde la misteriosa Mérida, Yucatán), alegando “cuestiones de agenda”.
¡Vaya casualidad! Ahora descubrimos que su agenda es más complicada que entender una película de Christopher Nolan.

La senadora Beatriz Paredes, entre la súplica y el reproche, nos dio una clase magistral de autocompasión. “Somos un poder, el Senado y la Cámara de Diputados son casi el único de los pocos instrumentos en donde se evidencia el ejercicio del equilibrio de poderes”, declaró. Y siempre es una pena que quieran jugar a ser equilibristas pero los dejen practicar en soledad.

La culpa es de la Secretaría de Gobernación… o eso dicen

Al parecer, Kenia López Rabadán, del partido PAN, piensa que la Secretaría de Gobernación le ha puesto un hechizo a la señora Yuriria. Rabadán acusa a la secretaria de haber instrumentalizado a la titular de la CEAV para darles largas a los senadores.

Los señores chambones del Senado tras no poder avanzar en sus investigaciones (sí, a veces también investigan), decidieron invitar de nuevo a la CEAV para una tertulia. A ver si en esta tercera ronda, la señora Yuriria deja de jugarnos el escondite y se presenta a compartir esos datos que afirman no tener.

Antonio García Conejo, del grupo parlamentario del PRD, añadió un poco de dramatismo a la situación. “No nos podemos quedar con los brazos cruzados, si no, no tendría ningún sentido la creación de este grupo de trabajo”. Y si, señores, en esta tragicomedia política, los brazos cruzados son el pan de cada día.

Mientras tanto, nosotros, pueblo mexicano, seguimos esperando que nuestros representantes se decidan a actuar a la altura. Pero, bueno, siempre nos quedará la esperanza de que algún día se cansarán de jugar al escondite y se pondrán a trabajar de verdad. Fácil, sencillo y para toda la familia.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *