¡Anda, y les cae el chahuistle a encuestadoras favorables a Morena!

Ah, la política. Ese maravilloso mundo en el que puedes crear una encuesta de grosería y luego fingir sorpresa cuando a alguien no le gusta. Especialmente cuando esa encuesta está cargadita a favor de la entonces candidata de Morena, PVEM y PT a la gubernatura del Estado de México, Doña Delfina Gómez Álvarez.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decidió que estaba harto de estas trifulcas electorales y le cascó unas sanciones a las encuestadoras Gobernarte y Demoscopia Digital por andar repartiendo resultados un poco chimuelos.

“¿Es que acaso nadie piensa en la equidad?” preguntaron con desgaste los magistrados, pues le dieron aval a las sanciones por la difusión de encuestas con más agujeros que un queso gruyere. Dicho de otra forma, parámetros inexistentes distintos al cálculo de las frecuencias de las respuestas.

Todo este alboroto comenzó por una queja de un ciudadano que simplemente no se tragaba la pillería en contra de la coalición “Juntos Haremos Historia en el Estado de México”.

En una reviravolta memorable, el Tribunal local determinó que la culpabilidad no se echaba en las agrupaciones políticas, sino en las encuestadoras. Claro porque Morena y su coalición simplemente se encontraron con estas encuestas, ¿verdad?

Ambas encuestadoras sufrieron golpes duros:

– A la encuestadora Gobernarte le faltó la decencia para identificar quién financió sus predatorias interpretaciones.
– Demoscopía Digital, por su parte, olvidó ilustrar si su encuesta incluía suposiciones de resultados, un modelo de posibles votantes, o si, simplemente, se dedicaron a contar respuestas.

El TEPJF concluyó que “nadie puede escapar a la justicia”. Las infracciones cometidas por ambas encuestadoras ocasionaron que la gente recibiera información objetivamente turbia que hubiera podido afectar la equidad en la contienda.

Las encuestadoras, que no estuvieron muy contentas con su amonestación pública, corrieron a llorar a la Sala Superior. Pero, para su desconcierto, la magistrada Janine Otálora Malassis no se impresionó y confirmó la sentencia, porque “las reglas son las reglas”, señaló.

Y ahí lo tienen compadres, la justicia por delante, incluso en el fragor de la política. ¿Quién dice que no suceden cosas interesantes en la política mexicana?

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *