Bingo financiero con Xóchitl Gálvez versus el presupuesto propuesto 2024

“Bienvenidos al show de la realidad paralela de la política mexicana”, la autocandidata presidencial y comediante de ocasión, la senadora del Frente Amplio por México (FAM), Xóchitl Gálvez, ataca con todo al Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (2024). Calificándolo, con cariño y respeto, obviamente, como una “propuesta irresponsable, desequilibrada, ilusa y, por supuesto, opaca como una noche sin luna”.

Xóchitl y sus maravillosos números

La Gálvez, fiel a su papel de heroína rebelde, vino como portadora de la fórmula mágica, presentando una contraoferta verde esperanza: su Proyecto Alterno de Presupuesto. Dándole un golpe al estómago de los seniors, propuso que la pensión para jubilados sea a los 60 y no a los 65.

Pelando el lápiz y echando cuentas alegres, alegó que con el dinero dilapidado en fiestas magnas como el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, “habría sobrado para darle pensiones suntuarias de 8,800 pesos a cada uno, en lugar de los míseros 4,800 pesos” que se planean.

Obras faraónicas y deudas astronómicas

Peor, todavía, la senadora dirigió sus esfuerzos a relegar las cifras astronómicas gastadas en proyectos de fantasía. Según ella, La Refinería de Dos Bocas debía costar 8,000 millones de dólares y ya nos cuesta los ojos de la cara 18,800 millones. Mientras tanto, el Tren Maya, que originalmente iba a costar 120,000 millones de pesos, se ha convertido en un embrollo de 500,000 millones de pesotes.

Aventurándose hasta la corte del faraón, Gálvez advirtió, “endeudarnos para que sigan tirando y robando dinero en sus obras faraónicas, ni lo piensen”. Como cualquier buen show de teatro, la senadora concluyó su monólogo con una plegaria al campo y una ráfaga de rechazo a la reducción de su presupuesto.

Déficit y deudas: el terror de cualquier festival

Como la guinda del pastel, Gálvez recordó que, al parecer, la Secretaría de Hacienda y el presidente viven en mundos paralelos. Mientras nuestro líder máximo presume de no tener deudas y se ensalza a sí mismo, la Secretaría informa que la deuda neta creció un 19.6% en términos reales.

Al finalizar este sexenio, tendremos una deuda de 120 mil pesos por persona“, sollozó Gálvez. “Es un robo en despoblado, nos colocan una deuda sin precedentes de 1.8 billones de pesos, y aún así nos proponen un déficit primario del 1.2% del PIB”.

Finalizando su monólogo cómico-dramático, Gálvez acusó al partido Morena de robar dinero de los bolsillos de los mexicanos. Según ella, han despojado 211 mil millones de pesos a las carreteras, 194 mil millones al campo, 30 mil millones a la infraestructura urbana, y 19 mil millones a la ciencia y tecnología. Con tanto recorte, no hay más que decir, excepto, gracias por todo y buen ¡SHOW!

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *