“Se achica ‘Cuauh’: De pronto le da frío a su aspiración política

Justo cuando pensábamos que Cuauhtémoc Blanco, el pionero de los ‘tírate un gol en la cancha política’, se preparaba para acribillar la Jefatura de Gobierno de la CDMX, como si fuera un penal en un partido crucial, parece que su pisada ha flaqueado. Por más goles decisivos que haya anotado, parece que nuestras autoridades locales son otro nivel, hasta para el ‘Cuauh’.

En un giro tan dramático como un balón pikado, el gobernador Blanco ha pasado de un decidido “no me achico” a un resignado “si hay que bajarse, pues hay que bajarse si son decisiones de arriba”. Al parecer, los defensas políticos son más duros que los alemanes e italianos en el Mundial. Ah, ¡esos eran otros tiempos!

No hace mucho, estaba alardeando de que “si no me achiqué con los alemanos o con los italianos, menos con los (otros) aspirantes”. Palabras dignas de la autobiografía de cualquier político haciendo la carrera por una posición. Pero el tiro se fue por un lado, y recientemente terminó admitiendo que, en última instancia, “tiene otras opciones” distintas a la CDMX. “Cuando son decisiones de allá arriba, hay que subordinarse”.

Meta volante y al final, penal

Con el balón en el área chica, declaró que considerará otras posiciones, incluso fuera de la política. Y, ¿por qué no? Quizás la Comisión Nacional del Deporte (Conade), un puesto en el Senado, o alguna otra dependencia. Como si se tratara de cambiar de equipo en plena temporada.

A diferencia de su era dorada en el futbol, no cabe duda de que ha perdido algo de esa chispa y determinación. Después de todo, estamos hablando de política, donde los defensas tienen maestrías en Derecho Constitucional y no en manejo de balón.

Cuauhtémoc sostuvo con seriedad que el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, no es un obstáculo para su carrera política. Así como el portero no es un obstáculo para un gol, si se ignora lo suficiente. Volvió a confirmar su compromiso con Morena y el movimiento, casi pareciendo el jugador que se queda en el club a pesar de querer más minutos en el campo.

Gooooool en propia meta

Es oficial, Cuauhtémoc Blanco da un paso al costado en su búsqueda de la Jefatura de la CDMX. Reiterando que “si hay que bajarse, pues hay que bajarse si son decisiones de arriba”. Eso suena dolorosamente similar a un mediocampista diciendo “si hay que tirar el penalti, pues habrá que tirarlo”.

El árbitro ha pitado el final del partido, y parece que Blanco ha colgado las botas antes de la tanda de penales para la CDMX. Con todo el kit del jugador listo, al final decidió que tal vez era mejor quedarse en el banquillo y dejar que los profesionales hagan su trabajo. A veces, un penal fallado duele menos que el sueño no alcanzado. Pero hey, no te achiques ‘Cuauh’, aún tienes tus admiradores en las gradas en este circo político. ¡Fuerza ‘Cuauh’! ¿A quién le tocará el próximo tiro?

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *