Altán Redes: Ir de ruinas a la luna con la piñata financiera del gobierno

Mientras tú y yo deshojamos la margarita de hacia dónde irán nuestros próximos cinco pesos, la empresa Altán Redes, muy querida por el gobierno del simpático Andrés Manuel López Obrador, se recoge otros 100 millones de dólares jugosos con un guiño del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext). Sí, de alguna manera, la estrategia de llevar internet a todos esos pueblitos alejados del ajetreo citadino parece ser una especie de chequera sin fin.

Rodrigo Celorio, el encargado de firmar esos chèques gordos en Bancomext, hizo pública el dulce noticia para Altán Redes – y reitera que no es la primera vez. Resulta que ya antes, la empresa recibió una inyección de 42 millones de dólares. Pero no se preocupen, todos estos regalitos monetarios no son a ciegas. Antes de abrir la billetera, se realiza un estudio de viabilidad financiera y aparentemente, Altán Redes siempre saca buenas notas.

Pero, hay noticias agridulces: los $100 millones todavía no se encuentran en la cuenta de Altán, ya que andan empantanados entre papeleo y negociaciones.

Curiosamente, en junio de este año, nuestro buen presidente anunció que rescataría a Altán Redes de un colapso financiero que tenía a la empresa más azul que un pitufo. Y lo hizo nada más y nada menos que con una chequera de 3 mil millones de pesos. Y sí, con ese jugoso cheque, el gobierno se hizo con gran parte de la empresa.

El total de financiamiento de Altán Redes está cifrado en 338.1 millones de dólares, y seguro tú ya estás sacando el abaco…y sí, el 59% ha salido de la Banca Nacional de desarrollo.

Con todo esto, el gobierno espera conectar a 20 millones de mexicanos que aún esperan a que la suerte del wifi llegue a sus hogares. Una noble causa digna de un aplauso, siempre y cuando esos millones de dólares logren convertirse en megabytes y no en megacuentas pendientes.

En resumen, mientras tú estás pensando cuántas monedas tienes en el bolsillo, Altán Redes sigue esperando su beca millonaria para conectar a la patria, cuyo internet parece más perdido que el avión presidencial.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *