El Presidente de México, AMLO, denuncia a la Suprema Corte: ¿El más reciente episodio de telenovela política?

En un giro digno de telenovela, el presidente Andrés Manuel López Obrador (a.k.a. AMLO) pone el dedo acusador a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. ¿Y a quién dice que los togados están protegiendo? Pues a nadie menos que a Uriel Carmona, el controversial fiscal de Morelos procesado por tortura.

“Esos jueces están protegiendo a Carmona”, dice AMLO

AMLO, en su usual narrativa mañanera, insinuó que el Poder Judicial Federal, y particularmente los ministros de la Corte, son los abogados defensores oficiales de Uriel Carmona. Y ni corto ni perezoso, dijo que eso se evidencia en los amparos que se le están concediendo a Carmona, argumentando que tiene fuero para presuntos delitos federales.

Pero, ¿alguna vez se te ha olvidado hacer algo muy importante en el trabajo? Bueno, parece que a la Corte también. Resulta que ya habían resuelto que Carmona no disfruta de fuero, pero, olvidaron hacer el “engrose” (ese término legal extraño que nos tiene a todos rascándonos la cabeza). Entonces, la protección para Carmona sigue mientras el engrose aún está en la lista de pendientes.

Jueces presuntamente compinchados

Y como si no fueran suficientes las intrigas, Luis Rodríguez Bucio, subsecretario de Seguridad Pública federal, añade más leña al fuego. Según Bucio, hay jueces y magistrados favoreciendo a Carmona en sus procesos penales. Y no solo a él, también al notorio abogado Juan Collado y a Emilio Lozoya en el escandaloso caso Agronitrogenados.

En el centro de esta acusación están los magistrados Elisa Álvarez Castro, Reynaldo Reyes Rosas, y Carlos López Cruz, quienes presuntamente ordenaron la liberación de Carmona el pasado 1 de septiembre “por no haberse respetado su fuero”.

La saga continúa…

Carmona fue vinculado recientemente a un delito de tortura contra un individuo llamado “El Diablo” (sí, no estamos inventando ese apodo). Por ahora, el fiscal controversia se mantiene en prisión preventiva en el penal del Altiplano, en el Estado de México.

Así que, mientras AMLO toca la batería y los jueces presuntamente tocan la flauta, la melodía de esta telenovela política mexicana continúa. Y nosotros, con palomitas en mano, nos mantendremos escuchando atentos este drama legal.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *