Veracruz: los habitantes piden agua, el gobierno les da… patrullas

Veracruz.- En un sorprendente ejemplar de respuesta gubernamental, luego de que los pobladores de Naranjos Amatlán protestaran clamando por agua, se encontraron este miércoles con los accesos al municipio repletos de patrullas. Sí, en lugar de una distribución digna del vital líquido, los manifestantes fueron recibidos con una encantadora lluvia de gas lacrimógeno. Nada como un poco de irritación ocular para apaciguar las demandas de los ciudadanos, ¿verdad?

Después del alegre recibimiento a su prototestas, valientes habitantes de Naranjos Amatlán, Tancoco, y Chinampa de Gorostiza, decidieron limpiar sus lágrimas y bloquear la autopista otra vez. Pero, contrario al episodio anterior, esta vez decidieron liberarla tras un jugoso cebo, una oferta tentadora de dialogar en Xalapa.

Con granadas en el camino, a dialogar vamos

La última protesta dejó lindos recuerdos: petardos y granadas decorando el escenario verde entre la maleza y la carretera. Pero bueno, parece que el gobierno del estado tuvo un golpe de lucidez y decidió ofrecer una charla en las oficinas centrales de la Comisión de Agua del Estado (CAEV) con la promesa de buscar “soluciones”.

Al citado té de las cinco asistieron abogados, el alcalde morenista de Naranjos, un regidor y unos cuantos golpeados, quizás como recordatorio de que las actividades aeróbicas con granaderos no son un invento de los manifestantes.

Durante el disturbio acuoso, una joven, un maestro, un tal Héctor Soni y un intrépido periodista decidieron poner la otra mejilla, literalmente, al ser golpeados por granaderos. Al parecer, lo de los reporteros atacados fue la última moda entre las fuerzas de seguridad.

¡Es el agua, estúpido!

Así es queridos lectores, los habitantes de estos tres municipios llevan sufriendo una sed gigantesca durante seis meses y piden a gritos la construcción de una presa. Pero, en una vuelta de tuerca digna de película thriller, ¡zas! el gobierno estatal acusa al panista José Antonio Ponce del Ángel, antiguo Secretario Técnico de Finanzas, de estar detrás de toda la movilización. Claro, ¿quién necesita agua cuando puedes tener conspiraciones políticas, no?

Y así termina otro día en el excitante mundo de la política. Recuerden: si tienen sed, ¡protesten!, pero no se olviden sus máscaras antigás.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *