¡El Jenga del Metro de la Ciudad de México!

¡Ay, cómo nos gustan las sorpresas! Pero esta vez, Martí Batres Guadarrama, flamante jefe de Gobierno de la CDMX, decidió optar por el suspenso. En un episodio digno de un programa de casos médicos extremos, nos reveló este miércoles que el tramo elevado de la Línea 12 del Metro es, de hecho, un Jenga gigante. Y por supuesto, algún genio decidió quitar una pieza del medio. ¿Cuál no? ¡Oh, solo la número 22!.

Pongámoslo de esta manera: de las estaciones Zapotitlán y Nopalera, pronto quedará un hueco. Sí, un hueco. Pero tranquilo, todo es por nuestro bien, pues es evidente que lo hacemos porque ésta estructura de repente decidió perder su línea de la vertical por unos “insignificantes” 50 centímetros.

Y ahora, ¿qué hacemos con los huecos?

Pero, ¿qué son estos famosos “claros” de los que habla el jefe de gobierno? Pues no, no son fans acérrimos de Clara Luz. Los claros son las “mini torres” entre las columnas del elevado. Pero este claro es más especial, porque no sólo decidió bailar la conga, también tiene el problema adicional de tener una serie de instalaciones subterráneas a su alrededor. Y por instalaciones, no, no estamos hablando de un bar subterráneo donde se sirven tequilas, sino de tuberías de drenaje y agua potable.

Por si fuera poco, este repentino arrebato de retiro y relajación no es el único, ya que los expertos preven que le siga un segundo claro. Pero, ¿por qué quedarnos con dos cuando podemos tener… tantos más? En fin, la obra de arte Jenga de la Línea 12 seguirá su curso con reforzamientos de estructuras metálicas en las estaciones Lomas Estrella, Calle 11, Periférico Oriente, Tezonco, Olivos, Nopalera y Zapotitlán.

Manteniendo los costos… ¿A raya?

Finalmente, y con el descaro que solo un político puede tener, Batres ¡afirma que esto no afectará los tiempos de entrega ni costará más dinero! ¿Quién se cree que es, David Copperfield? Lástima que en vez de sacar conejos de su sombrero, esté desapareciendo las estructuras de nuestro querido Metro.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *