Te voy a contar un cuento llamado: Marcelo, Mier y los morenos no tan obedientes

¿Recuerdas el club del que te contaba en la prepa, donde sólo estaban invitados los que estaban de acuerdo con sus ideas rimbombantes? Pues resulta que en Morena también tienen uno, y el miércoles se celebró una reunión, nada clandestina, claro está.

¡Las puertas están abiertas! … pero solo si apoyas a Marcelo

El querido Marcelo Ebrard, junto a su colega y coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, convocaron bajo el mismo techo a los legisladores “afines” al excanciller con el noble propósito de definir acciones y encontrar la escurridiza unidad del partido.

Sin embargo, la vicecoordinadora Aleida Alavez Ruiz (aparentemente fan de Claudia Sheinbaum) se retiró con una expresión de disgusto que parecía decir “¿Dónde está la equidad?”, pues la pobre no estaba invitada. Esta exclusión ponía una única condición para los participantes: “Debes apoyar a Marcelo”.

“Somos independientes y seguiremos en Morena” blasonó Emmanuel Reyes Carmona para agregar que la reunión tenía como objetivo claro enviar un mensaje a Mier: respeten nuestra independencia y derecho a apoyar a quien queramos, pero aún así, no nos quitamos la camiseta de Morena.

La petición de Marcelo y su partida de morenas

Los asistentes a la fiesta le rogaron a Mier con carita de perrito triste que interceda ante la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena para que atienda de una vez la impugnación de Ebrard sobre el proceso interno para decidir quién será el defensor de la Cuarta Transformación.

En un giro de telenovela, estas almas independientes afirmaron que el futuro de Ebrard y, por consiguiente, el de ellos en Morena, depende de la respuesta a esta impugnación. Así es, queridos lectores, dependiendo de lo que pase, podríamos estar ante el éxodo morenista del siglo.

En Resumen

Y así termina nuestro cuento del día de hoy, aun quedan muchas páginas por escribir en este drama que es la política mexicana. En el protagonista, Marcelo Ebrard, su fiel escudero Mier, la mulitud apoyándolo y una vicecoordinadora que salió de la reunión con la cara más larga que lista de pendientes de un lunes. ¿Qué sucederá en el próximo capítulo? Sólo el tiempo lo dirá.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *