La novela mexicana conocida como INE

Del escritorio de nuestro protagonista Jesús George Zamora, ex-titular del Órgano Interno de Control (OIC) de nuestro amado Instituto Nacional Electoral (INE), nos llega la última entrega de su saga de informes. En esta edición, Zamora tira la casa por la ventana y nos regala observaciones sobre el uso de combustible para los carruajes del instituto, y también nos regala un menú degustación sobre los acuerdos entre los elefantes burocráticos estatales y el INE. Así que agarra tu palomitas y prepárate para este nuevo episodio de “Elecciones y sus dramas”.

Durante la pasada tertulia del Consejo General, las protagonistas, Guadalupe Taddei (presidenta del INE) y la consejera Norma de la Cruz, alzaron el bastón de mando y pidieron a la Cámara de Diputados que mueva el huacal para nombrar un nuevo titular del OIC del INE. Ya saben, porque no tienen suficiente con el rosario de broncas que enfrentan cada día.

Entonces entra a escena nuestro villano, Luis Oswaldo Peralta Rivera, quien al parecer es de esos que tienen un radar para las oportunidades. Justo el mismo día en que Zamora decidió intercambiar los problemas del INE por una butaca de lujo como consejero jurídico en la administración de la nueva gobernadora del Estado de México, Delfina Gómez, Peralta fue la carta del destino. Coincidencia… no lo creo.

Y en su gran final, Zamora no decepcionó. En su informe, cuestionó que el INE ande pidiendo millones de pesos para las gasolineras, pero resulta que sólo se chamaquean alrededor del 57% del recurso. ¡Ajá, como si estuvieran en un dietazo de combustible! Además, le encontró tres patas al gato en cuanto a las jugosas sumas de dinero envueltas en convenios con los Organismos locales. Al parecer, nuestra corrida de toros electoral sabe hacer malabares con unos cuantos millones.

Por supuesto, el escándalo también provocó que alguien saliera a capear el temporal. Y sí, Jaime Rivera, consejero electoral, volvió a poner en duda nuestras habilidades de comprensión diciendo que las observaciones del OIC son preliminares, como si eso no fuera evidente y como si aquellos montones de dinero pudieran explicarse mágicamente.

En tanto, para cerrar con broche de oro, la presidenta Taddei invita a todos a “reflexionar”…o más bien deberíamos decir “aclarar” una que otra cosilla. Mientras tanto, esperemos al próximo capítulo de esta entretenida telenovela que es la política en México.

Y así, queridos lectores, seguimos esperando que la Cámara de Diputados se decida a nombrar un nuevo titiritero… perdón, auditor para el INE…

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *