Obispo dice “¡no pactar!” a candidatos que hacen pucheros con el crimen organizado

¿Cómo negar algo tan simple pero olvidado en la locura de la política mexicana? Eso es lo que el obispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio, cantaba desde su púlpito eclesiástico. Y eso es reprochando a los candidatos y partidos políticos que están cortejando al crimen organizado en un intento desesperado de ganar lasciva influencia y poder. ¿Resultado? Nada más que un aluvión de violencia y “alianzas de muerte”.

Así, desde su santo santuario, nos dice con fervor: “¡No pactar! Con el crimen no se pacta”. ¿Quién hubiera pensado que los políticos necesitarían una lección tan básica, eh?

Conferencia eclesiástica en contra de la violencia

El escenario para este sermón corregidor fue la catedral del municipio, y contó con la presencia del arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos. Juntos ellos, junto a los obispos Ascencio García, Armando Ortiz Aguirre y Francisco Figueroa Cervantes, dirigieron una misa en memoria de las víctimas de la violencia.

Ascencio García, bien conocido por sus clamores contra la violencia en la Tierra Caliente de Michoacán, subrayó sin ambigüedades su postura: Se pueden visitar los confesionarios, pero el trato con la delincuencia es un gran no-no.

Los obispos recetan amor y paz

“Dejen de hacer el mal, están generando sufrimiento para tantas personas… Con caridad, dejen de reprobar su examen moral y acérquense a Cristo… para acercarlos a Cristo, no para pactar”, predica Ascencio.

A su vez, el arzobispo Carlos Garfias se pronunció porque los ciudadanos ejerzan su voto de manera libre, informativa y razonada, puesto que el próximo 2 de junio se celebran las elecciones federales, gubernamentales y municipales en Michoacán.

Sumándose a este coro de santidad, los obispos Ortiz y Cervantes también pidieron condiciones de paz para todos los sectores de la sociedad.

Michoacán: donde la violencia no es un cliché de telenovela

Para contextualizar: La razón de todos estos sermones divinos es que Michoacán, en tan solo 29 días de este 2024, ya ha registrado 147 desafortunados homicidios relacionados con las luchas a muerte entre al menos 14 cárteles de la droga u organizaciones delictivas.

Así que, candidatos y políticos, ¿cómo les suena el consejo divino de no bailar con el diablo? No se trata solo de recoger votos y empoderamiento, también se trata de cuidar a aquellos a quienes sirven. A menos que quieran entrar en la historia como “políticos de alianzas de muerte”, quizás es hora de que escuchen al obispo.

Por rogelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *